Málaga

Otros posts relacionados con Málaga en esta web.

La Biznaga. Una flor de flores.

El Jardín de la Concepción. Un trozo del paraiso en el paraiso.

El Torcal. Una ciudad mágica de piedra.

Enclavada en el centro de la Hoya de Málaga y rodeada por los Montes de Málaga, la historia de la capital de la Costa del Sol nace del mar, de los primeros navegantes que llegaron desde Oriente surcando el Mediterráneo.

Hoy su puerto es el segundo en tráfico de cruceros de la Península y su aeropuerto internacional recibe a visitantes de todo el mundo.

La Málaga milenaria, con su casco histórico peatonalizado idóneo para “tapear” y su ingente patrimonio, se funde con una ciudad más moderna, repleta de jardines románticos y alamedas. Pero ambas se benefician de la figura del genial pintor Pablo Picasso, el malagueño más universal.

Desde la Alcazaba la ciudad contempla el Mediterráneo, puerta de entrada de sus primeros pobladores fenicios a los que más tarde se sumaron romanos y musulmanes.

El legado de estas antiguas culturas se concentra en la zona más antigua de la urbe (a un paso del centro y otro de la playa de la Malagueta) donde se hallan el Teatro Romano del s. I a. C. y la Alcazaba, constituyéndose como el punto de partida de un interesante viaje a la ciudad-museo en la que se ha convertido la “Málaga cantaora” de Manuel Machado.

Palacio-fortaleza de los gobernantes musulmanes, la Alcazaba fue construida en su mayor parte en el s. XI gracias a Badis, el rey zirí de Granada. Asentada sobre un cerro, cuenta con dos recintos amurallados; al primero se accede por la Torre del Cristo que conduce hasta el ajardinado Patio de Armas. El recinto superior, fuertemente defendido en sus extremos por la Puerta de los Cuartos de Granada y la Torre del Homenaje, alberga en su interior el Palacio, con sus bellos patios de Los Surtidores, de los Naranjos y de La Alberca, y un interesantísimo barrio de viviendas.

Una coracha conduce hasta el también musulmán Castillo de Gibralfaro, construido en el s. XIV, cuyo nombre aparece citado en las fuentes árabes en relación a una rábita u oratorio que hubo en su cima y al gran cementerio existente en su falda. Es sede de un interesante Centro de Interpretación, ofreciendo las mejores panorámicas de la ciudad.

Los setos de cipreses y el rumor del agua de los estanques y fuentes acompañan al visitante por los Jardines de Pedro Luis Alonso y el Paseo del Parque, un auténtico jardín botánico que discurre desde la Plaza del General Torrijos hasta la Plaza de la Marina y la Alameda (el principal acceso al Centro).

La Calle Alcazabilla desemboca en la emblemática Plaza de la Merced o de Riego ya que en ella vivió el general del mismo nombre, que acoge uno de los monumentos civiles urbanos más importantes de Málaga: el obelisco en homenaje a Torrijos. En el nº 36 de esta concurrida plaza nació en 1861 Pablo Ruiz Picasso, en una casa alquilada por sus padres, José Ruiz Blanco y María Picasso López, convertida hoy en la sede la Fundación que lleva su nombre, importante Centro de Documentación y Exposición de la obra del pintor. Bautizado en la vecina barroca parroquia de Santiago, estudiaría en el colegio de San Rafael, encontrando siempre tiempo para disfrutar de sus primeros juegos en la Plaza cercana a su hogar, un espacio cargado de historia que acogió en el s. XV el Mercado público y fue el lugar de esparcimiento burgués en el s. XIX.

El pequeño artista que ya por entonces llevaba dentro Picasso, se empapó del ambiente de la ciudad, de sus personajes, su color… Fue entonces cuando su padre lo llevó a contemplar las faenas de los grandes diestros de la época, en un escenario como la Plaza de Toros de la Malagueta, que será referente usual en sus escenas de tauromaquia. También en su tierna infancia frecuenta tanto la Escuela de Bellas Artes de San Telmo, donde su progenitor daba clases de Dibujo Lineal, como el Liceo Artístico y Literario, hoy Real Conservatorio de Música María Cristina.

Sin duda unos recuerdos que llevará consigo Picasso cuando se traslade con su familia a La Coruña y que influirán en su obra. La admiración que durante toda su vida sintió por su ciudad natal encuentra su máxima muestra en el Mueso Picasso Málaga – ubicado en el Palacio de los Condes de Buenavista – un sueño del artista hecho por fin realidad: devolver a Málaga lo que ésta le dio.

Muy cerca se halla otro de los espacios culturales más relevantes de la ciudad: El Teatro Cervantes. El Festival Internacional de Teatro de Málaga inaugura su completa agenda cultural con eventos de la talla del Festival de Málaga. Cine Español y el de Jazz, el Ciclo Ciudad del Paraíso, además de la Temporada de la Orquesta Filarmónica “ciudad de Málaga” y la Temporada Lírica.

Volviendo sobre nuestros pasos, nos encaminamos hasta el casco histórico, donde sobresale la figura de la Catedral, caracterizada por su mezcla de estilos, siendo su fachada barroca tardía, la planta gótica y el alzado renacentista. En su construcción intervinieron artistas tan afamados como Diego de Siloé, Enrique Egas y Diego de Vergara. Aneja al templo catedralicio se sitúa la Iglesia del Sagrario, con su retablo plateresco y púlpito de mármol rojo y, en la plaza del Obispo, el Palacio Episcopal, un conjunto de edificios integrado por construcciones del s. XVI al XVIII.

Entre el puerto –  en el que hacen escala colosos marinos como el Queen Mary II, de la mítica naviera Cunard – y las dos principales arterias de Málaga, la calle Larios y la Alameda, se sitúa la Plaza de la Marina, presidida por el monumento al Marqués de Larios que fue el impulsor del nuevo urbanismo de Málaga. La calle Larios, principal vía comercial malagueña, fue diseñada por Eduardo Strachan a finales del XIX bajo los cánones de la Escuela de Chicago.

Esta vía desemboca en la Plaza de la Constitución, antigua plaza mayor musulmana presidida por la renacentista Fuente de Génova, en torno a la que se concentran multitud de iglesias, museos y conventos visitables a los que se une el Mercado Central, sobre los restos de las antiguas Atarazanas. En el frontal este de la plaza se abre el Pasaje de Chinitas, de típicos y tópicos ecos de toreros lorquianos, tablaos flamencos y cante grande.

Visita imprescindibles son, a las afueras de la ciudad, la Finca de la Concepción  – Jardín Histórico Artístico en el que se han rodado innumerables películas.

Con un siglo y medio de vida, la Finca de la Concepción, creada por los marqueses de Casa Loring, es el jardín tropical más hermoso e importante de España y uno de los mejores de toda Europa. Posee una masa forestal fuera de lo común entre la que se distribuyen puentes, pequeñas cascadas, un hermoso palacete de gusto clásico, un templete…- y la Hacienda de El Retiro, construida por el obispo Alonso de Tomás en el s. XVII. Su primitivo jardín-huerto fue convertido en jardín-patio en el siglo siguiente por los condes de Buenavista, y más tarde, el conde Villalcázar realizaría un jardín cortesano, con hermosas fuentes, esculturas y juegos de agua.